En tan sólo unos pocos años los avances en la comprensión de los mecanismos de las distrofias retinianas han sido muy satisfactorios y, aunque quedan muchas preguntas sin responder, bastantes autores están considerando posibles tratamientos farmacológicos. Los tratamientos que parecen tener resultados más esperanzadores son la terapia con neuroprotectores, trasplante con células madre, terapia génica y visión artificial.

-         Neuroprotectores:

sustancia que inhiben la muerte celular y recupera la función visual de las células que no han muerto

-         Células madre:

Reemplazar la pérdida de los fotorreceptores mediante un trasplante de células madre como estrategia de reparación celular.

-         Terapia génica:

La corrección en etapas tempranas de la mutación genética responsable de la enfermedad podrían evitar la alteración y la muerte celular.

-         Visión artificial:

Se trata de un implante ocular que se sitúa en la superficie de los ojos y recibe señales de unas gafas dotadas de cámaras, que registran imágenes del mundo exterior