Una vez que te diagnostican una distrofia retiniana y sufres pérdida de visión, es útil acudir a un centro especializado en baja visión donde pueden hacerte un examen optométrico completo y te puedan asesorar sobre las mejores ayudas para aprovechar al máximo tu resto visual.

La baja Visión limita la realización de las tareas en la vida cotidiana, pero podemos usar ayudas que nos permitirán aprovechar nuestro resto visual útil. Con entrenamiento y pequeños consejos, conseguirás realizar determinadas actividades. No volverás a ver de la misma manera, pero con ayudas ópticas y no ópticas podrás volver a realizar muchas tareas. Actualmente existen distintas opciones médicas y ópticas para ralentizar el avance de la enfermedad., podremos volver a leer, escribir, ver la televisión, ir a la compra, ver un partido de fútbol.