Fuente: infotecnovision

Nos encontramos ante una app diseñada especialmente para personas ciegas y con baja visión que ha sido ideada para asistirnos principalmente en la navegación y el guiado en interiores. Para ello emplea la Realidad Aumentada, utilizando todo el potencial de la librería de AR de Apple ARKit desarrollado para dispositivos iOS (Clew tan sólo es compatible con los iPhone que son capaces de gestionar adecuadamente la AR, es decir que tengan el procesador A9 o superior, y al menos una cámara iSight de 8MP, lo cual implica a partir del iPhone 6S y el iPhone SE. Además, se debe tener instalado iOS 12 o superior).

La función de Clew es la de grabar y guardar rutas por el interior de edificios o similares (también se puede emplear al aire libre bajo ciertas condiciones), guiándonos posteriormente de un punto “A” a un punto “B” y viceversa, realizando todo tipo de giros e incluso subiendo y/o bajando escaleras durante todo el trayecto. Por ejemplo, una persona nos puede acompañar un día mientras grabamos un recorrido. Tras guardarlo, ya podremos realizarlo nosotros solos de forma totalmente autónoma en cualquier otro momento. Además, lo podremos realizar en ambos sentidos, es decir, tanto en la dirección en la que se grabó (de principio a fin) como en la dirección inversa (de fin a principio). Suena bien, ¿a que sí? Pues sí, y sobre todo teniendo en cuenta que para hacer todo eso no necesita de balizas, ni de etiquetas, ni de ningún tipo de conexión por satélite, ni tan siquiera de bluetooth o Wifi. Tan sólo precisamos tener un iPhone compatible y descargar la app.

¿Pero cómo funciona exactamente esta aplicación? Pues bien, basta con coger nuestro iPhone, abrir Clew, enfocar con la cámara trasera hacia la dirección en la que deseamos dirigirnos, y empezar a grabar el recorrido mientras nos desplazamos por él. Desde el momento en el que empezamos a grabar nuestro trayecto, la app, gracias a la Realidad Aumentada, va marcando el recorrido que vamos realizando con una especie de “migas de pan virtuales”. Cuando llegamos a nuestro objetivo y finalizamos la grabación, la aplicación procesa y simplifica nuestra trayectoria en una serie de puntos clave en los que se produjo un cambio significativo, como por ejemplo en giros o escaleras. Luego, al solicitar que Clew nos guíe a través del recorrido grabado, ésta es capaz de darnos instrucciones tanto a través del trayecto inverso hasta llegar al punto de partida, como en el mismo sentido en el que lo grabamos.

El guiado, sorprendentemente fiable, se realiza por medio de una combinación de sencillas instrucciones verbales, efectos de sonido y retroalimentación háptica (esto último tan sólo disponible en los iPhone 7 y posteriores).

Clew está especialmente indicada y resulta efectiva en espacios interiores en los que haya un mínimo de iluminación y en los que no nos encontremos con muchos elementos en movimiento a lo largo del recorrido. También se puede usar en exteriores, pero si se trata de una zona muy abierta sin puntos claros de referencia cercanos como paredes o similares, y además hay mucho sol, no funciona adecuadamente. Además, tal y como suele suceder en este tipo de escenarios, si hay mucho movimiento de personas o tráfico, todo ello también puede influir negativamente.

Aun así, Clew es enormemente útil para que alguien nos acompañe a un sitio y, tras grabar y guardar la ruta, poder realizar ese mismo recorrido nosotros solos en ambas direcciones, lo cual proporciona infinidad de usos prácticos que contribuyen a que las personas ciegas y con baja visión tengamos una mayor autonomía.

De momento no permite compartir rutas con otros usuarios, pero es una función que el desarrollador ya ha mencionado que añadirá en un futuro, al igual que la traducción de la aplicación a otros idiomas. Algo realmente necesario, pues actualmente tan sólo está en inglés y, aunque su interfaz es muy sencillo, tanto el guiado verbal como los mensajes de ayuda se encuentran en este idioma y ello puede ser un importante inconveniente para la gente que no lo domine.