NOTICIAS Y NOVEDADES

Fuente: laverdad.es

Un sistema de marcadores, creados por la firma murciana Neosistec, permite a los invidentes guiarse sin ayuda en cualquier recinto solo con su móvil

Lo que los ojos te niegan, lo imaginas o, más allá, lo sueñas. Para el joven informático Pedro Esquiva, ciego de nacimiento a causa de un glaucoma, era un sueño descubrir pasillos, pulsar ascensores y abrir puertas sin tener que pedir ayuda. Era una 'peli' de ciencia ficción que se proyectaba de noche en su mente: la no dependencia para acudir solo a una consulta médica, pagar un recibo en una oficina pública o ir de compras. Tan simple como la vida cotidiana sin barreras.

Si no hubiera tomado parte en la creación de NaviLens, un sistema de marcadores tecnológicos y visión artificial que, con una sencilla apariencia, permite a los invidentes guiarse sin ayuda, no lo podría creer. Aún no se ha bajado de la nube de emoción a la que se subió hace dos años, cuando se unió al equipo de la empresa murciana Neosistec, que perseguía la solución para la libre movilidad de los invidentes por edificios y recintos cerrados. «He llegado a soñar que iba por la calle y nuestro sistema estaba implantado en todas partes y yo podía moverme sin problemas», cuenta Pedro, quien ha hecho de algo más que de 'conejillo de Indias' del dispositivo.

Unas simples pegatinas

Tras cinco años de trabajo, el resultado no solo es gratuito para los usuarios ciegos, y asequible económicamente para las empresas y centros públicos -entre 300 y 400 euros en las etiquetas y entre 15 y 29 euros al mes para mantenimiento-, sino que la firma murciana irrumpe a nivel internacional en la investigación sobre accesibilidad urbana. «No hay nada semejante en todo el mundo. Es un algoritmo completamente nuevo», afirma el director gerente de Neosistec, Javier Pita.