NOTICIAS Y NOVEDADES

Fuente: publicado por Manuel Oliva en el www.elespanol.com

Gracias a este descubrimiento de una científica inglesa, los pacientes sufrirán menos efectos secundarios en su tratamiento.

La degeneración macular es un mal que afecta al 1,5% de la población española (700.000 casos) y al 5,3% de los individuos con más de 50 años. Esta patologíaes la principal causa de ceguera en personas que han rebasado la mitad de siglo. Se produce cuando los vasos sanguíneos próximos al ojo se ven dañados. Estas venas se encargan de transportar la sangre hasta la mácula, una parte de la retina clave en la zona central de visión del ojo.

Los pacientes afectados por degeneración macular presentan problemas como la percepción distorsionada de líneas rectas, fallos en la estimación de las distancias y las alturas, visión borrosa e incluso una mancha negra en la zona central de la visión en los casos más graves. Hasta ahora, el único tratamiento que funcionaba era administrado mediante inyecciones. Primero se aplicaban gotas para dilatar la pupila, y posteriormente se inyectaba en el ojo un compuesto antiangiogénico, que previene el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que son los que producen la ceguera.

Tras una investigación realizada por científicos de la Universidad de Birmingham, hay una alternativa. Gracias a un péptido penetrante de células, este mismo medicamento se puede aplicar en el globo ocular mediante gotas. Esto facilita el tratamiento, lo abarata, y lo hace menos nocivo para la salud.

La científica británica Felicity de Cogan, que trabaja en el Instituto de Inflamación y Envejecimiento del centro universitario británico, defiende que su descubrimiento "tiene el potencial de conseguir un impacto significante en el tratamiento de la degeneración macular mediante una revolución en las opciones de suministro de fármacos". "La aplicación del fármaco auto-administrado por gotas en los ojos podría conducir a una reducción significativa de los resultados adversos y de los costes de atención de la salud en comparación con los tratamientos actuales", concluye De Cogan.

Factores de riesgo

Como en la mayoría de las enfermedades, hay algunos grupos de población que son más propensos a sufrirlas que el resto de la gente. Además de la edad, que es el principal motivo de aparición de la patología, hay otros cinco factores de riesgo. Las personas de raza blanca, los fumadores, los sujetos con una dieta rica en grasas, las mujeres y los pacientes con antecedentes familiares de esta dolencia tienen más probabilidades de contraerla en algún momento de su vida que el resto.

Si bien el tratamiento y el origen es el mismo, hay dos tipos distintos de degeneración macular. Por una parte, se encuentra la versión seca de la enfermedad. Las venas se vuelven finas y frágiles, y se forman depósitos amarillos que impiden una visión correcta. La mayoría de pacientes que comienzan a padecer la patología lo hacen con este tipo.

La segunda versión de la enfermedad es algo más grave. Les ocurre al 10% de los pacientes y tiene lugar cuando por el daño que tienen los vasos sanguíneos de la zona, surgen otros, de carácter anormal y muy frágiles. Estas pequeñas venas dejan escapar sangre y líquido -por esto denomina húmeda- y tienen un impacto mucho mayor que en la seca, causando la pérdida de visión en la mayoría de pacientes que se ven afectados por la enfermedad.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/not/24165/creacion-de-una-retina-sintetica/

Una nueva y revolucionaria retina sintética blanda podría ofrecer nuevas esperanzas a las personas con ciertas deficiencias visuales.

Hasta ahora, todas las investigaciones sobre retinas artificiales han utilizado solo materiales rígidos y duros. La nueva, liderada por Vanessa Restrepo-Schild, de la Universidad de Oxford en el Reino Unido, es la primera que usa con éxito tejidos sintéticos biológicos, desarrollados en el laboratorio. Este avance podría revolucionar la industria de los implantes biónicos y conducir al desarrollo de nuevas tecnologías menos invasivas, cuyos productos finales se parezcan más a los tejidos del cuerpo humano que lo conseguido hasta ahora. Esta línea de investigación y desarrollo promete ser de gran ayuda para tratar afecciones oculares degenerativas como la Retinosis Pigmentaria.

De la misma manera que la fotografía depende de los píxeles de la cámara que reaccionan a la luz, la visión depende de que la retina realice el mismo trabajo. Esta última se halla en el fondo del ojo humano, y contiene células que convierten la luz en señales eléctricas que viajan a través del sistema nervioso. El proceso desencadena una respuesta cerebral, que consiste esencialmente en la construcción de una imagen de lo que se está viendo.

La nueva retina sintética de doble capa reproduce muy de cerca el proceso retiniano humano natural. La réplica de la retina consiste en gotitas blandas de material acuoso (hidrogeles) y proteínas de membrana celular. Diseñadas como partes de una cámara, las células actúan como píxeles, detectando la luz y reaccionando a ella para crear una imagen en escala de grises (en blanco y negro). El material sintético puede generar señales eléctricas que estimulan a las neuronas del fondo del ojo humano casi del mismo modo en que lo haría la retina biológica original.

La nueva retina, a diferencia de otras artificiales existentes, se fabrica con materiales naturales biodegradables, y no contiene cuerpos extraños. De esta forma, el implante es menos invasivo que un dispositivo mecánico, y es menos probable que se produzca una reacción negativa en el cuerpo.

 

Fuente: http://www.nvinoticias.com/nota/71427/desarrollan-nuevo-ojo-bionico-para-devolver-la-vista-los-ciegos

MIT Technology Review, la revista sobre tecnología más antigua del mundo, ha publicado un nuevo artículo donde revela detalles sobre un nuevo proyecto que podría devolver las facultades de visión a los invidentes.

Concretamente, se trata de un proyecto de la compañía Second Sight, y que representa la evolución a su “ojo biónico”, el Argus II. Este nuevo dispositivo lleva por nombre “Orion”, y consiste en un implante en el cerebro que puede recibir señales externas para que la persona pueda “observar” lo que hay en su entorno.

Es importante recordar que cuando la compañía presento su Argus II, el proyecto consistía en unas gafas que contaban con una cámara y un procesador externo. Hasta el momento, Second Sight ha reportado la venta de 250 gafas en todo el mundo, con un precio por unidad de US$ 125.000. De esta forma, los pacientes pueden detectar la luz y la oscuridad, así como también los contornos de los objetos, siendo posible ver el contorno de las letras en algunos casos.

Sin embargo, el Argus II solo es efectivo para personas que perdieron la vista a causa de la retinosis pigmentaria. El receptor está ubicado dentro del ojo, y el nervio óptimo debe estar totalmente sano para transmitir correctamente la señal al cerebro. La descarga de pulsos eléctricos le dice al cerebro que está recibiendo patrones de luz.

Ahora, con Orion no es necesario disponer del ojo, sino que la tecnología va más allá: el receptor estará ubicado en el cerebro. De esta forma, la solución puede ser aprovechada por personas que sufrieron pérdida de la visión por diversas causas como accidentes, cáncer, glaucoma, retinopatía diabética, etc.

Sin embargo, Orion también necesitará gafas con cámara incorporada y procesador externo, y la compañía anunció que comenzará a probarse con 5 pacientes en dos centros: La Universidad de California en Los Ángeles y la Escuela de Medicina de Baylor. Los investigadores esperan realizar las pruebas en el mes de octubre y realizar el primer implante oficial a final de este año.

 

 

 

El pasado día 17 estuvimos en la Asamblea General de socios de FEDER, en calidad de miembros (de un tejido asociativo conformado por 325 entidades), tanto la Fundación Retina España como la Asociación Retina Madrid. En ella se aprobaron, entre otros puntos del día, el plan estratégico operativo del 2017 y la memoria de actividades del año 2016.
Todos tenemos que seguir trabajando en defensa de las personas afectadas por enfermedades poco frecuentes, sus familiares, cuidadores, etc. ¡Adelante!

 

 

Para ampliar información sobre la Asamblea recomendamos visitar la web de FEDER.

Fuente: Pubmed.gov2017 Jul 5;25(7):1606-1615. doi: 10.1016/j.ymthe.2017.01.014. Epub 2017 Feb 22

Equipo de autores: Zhang XBohner ABhuvanagiri SUehara HUpadhyay AKEmerson LLBondalapati SMuddana SKFang DLi MSandhu ZHussain ACarroll LSTiem MArcher BKompella UPatil RAmbati BK.

La degeneración macular neovascular relacionada con la edad (DMAE) se trata con inyecciones intravítreas de anti-VEGF, que pueden causar atrofia geográfica, infección, y fibrosis de la retina. Para minimizar estos efectos adversos, se han desarrollado un sistema de entrega de nanopartículas para intraceptor plásmido Flt23k recombinante (RGD.Flt23k. NP) para suprimir VEGF intracelularmente dentro de lesiones neovasculares coroidea (CNV) en un modelo de ratón CNV inducido por láser a través de la administración intravenosa.

En el presente estudio, se examinó la eficacia y la seguridad de RGD.FLT23K. NP en ratones.

El efecto de varias dosis fue determinado usando angiografía de la fluoresceína y la tomografía de coherencia óptica para evaluar la salida y el volumen de la CNV. La eficacia fue determinada por la tasa de inhibición de volumen de CNV a las dos semanas después del tratamiento. RGD.Flt23k. NP tuvo una eficacia máxima en un intervalo de dosis de 30-60 µ la g pFlt23k/ratón. Utilizando la dosis más baja (30 µ g pFlt23k/ratón), la seguridad de RGD.Flt23k. NP fue determinado tanto en grupos de dosis única como en grupos de dosis de repetición (tres veces) mediante la medición del peso corporal, peso de los órganos, niveles de hemoglobina, niveles de complemento C3, y cambios histológicos en órganos vitales.

Ni toxicidad ni inflamación de RGD.FLT23K. NP fue detectado. Ningún efecto secundario fue descubierto en la función visual. Así, RGD.FLT23K.NP sistémico puede ser una alternativa a la terapia de anti-VEGF intravítrea estándar para el tratamiento de DMA neovascular.