NOTICIAS Y NOVEDADES

Fuente: diariosur.es

Científicos de la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido, están un paso más cerca de desarrollar unas gotas para los ojos que podría revolucionar el tratamiento para la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), principal causa de ceguera en el mundo desarrollado.

La prevalencia de esta enfermedad está aumentando drásticamente a medida que la población envejece y se estima que, en 2020, habrá alrededor de 200 millones de personas en todo el mundo con esta afección.

Actualmente, la DMAE se trata con inyecciones de medicamentos que salvan la vista y que deben ser administrados por profesionales médicos. Los científicos dirigidos por la doctora en bioquímica Felicity de Cogan, del Instituto de Microbiología e Infección de la Universidad de Birmingham, han inventado un método para administrar estos medicamentos que se inyectan de forma alternativa como gotas para los ojos.

Una investigación de laboratorio publicada el año pasado en 'Investigative Ophthalmology & Visual Science (IOVS)' demostró que estas gotas oftálmicas tienen un efecto terapéutico similar al del medicamento inyectado, en ratas. Ahora los científicos de Birmingham han llevado su investigación un paso más allá al investigar el efecto de las gotas oculares en los ojos más grandes de conejos y cerdos, que son más similares a los ojos humanos.

Este último estudio, también publicado en 'IOVS', demuestra que las gotas oftálmicas pueden administrar una cantidad terapéuticamente eficaz de los fármacos a la retina del ojo de mamífero más grande.

La tecnología en que se basan estas gotas para los ojos es un péptido que penetra en las células y que puede administrar el medicamento a la retina (la parte posterior del ojo). Las patentes pendientes de los científicos para las gotas oftálmicas ahora son propiedad de la compañía estadounidense Macregen Inc, y un equipo de investigadores de Birmingham está trabajando con la compañía para desarrollar una nueva gama de terapias para la DMAE y otras enfermedades oculares.

Fuente: www.dicyt.com

Investigadores del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad CEU Cardenal Herrera han publicado los resultados de su nuevo estudio sobre esta enfermedad en la revista científica 'Frontiers in Pharmacology'

CEU-UCH/DICYT La retinosis pigmentaria es una enfermedad rara y hereditaria de carácter neurodegenerativo, que causa pérdida de visión por la muerte de los fotorreceptores de la retina y para la que aún no existe tratamiento. El Grupo de Investigación de la Universidad CEU Cardenal Herrera sobre Estrategias Terapéuticas en Patologías Oculares, liderado por la profesora María Miranda Sanz, ya había testado en un estudio previo la eficacia de la progesterona para frenar la muerte celular de los fotorreceptores de la retina que causa esta enfermedad. Ahora, en un nuevo trabajo, publicado por la revista científica Frontiers in Pharmacology, han observado un mayor efecto protector de la progesterona al combinarla con un potente antioxidante: el ácido lipoico.

Según destaca la doctora María Miranda, profesora de la CEU UCH e investigadora principal del grupo, “en este nuevo estudio hemos comprobado que tanto la progesterona como el ácido lipoico son capaces, por separado, de proteger a los fotorreceptores de la retina de la muerte celular, pero su administración simultánea ofrece aún mejores resultados que de forma aislada. Estos resultados, obtenidos en modelos animales, administrando ambas sustancias por vía oral, podrían ser la base para el desarrollo de futuros tratamientos para frenar el deterioro en la visión que causa la retinosis pigmentaria. Actualmente, no existe tratamiento para una enfermedad que representa la mitad de las de carácter degenerativo de la retina a nivel mundial”.

Fuente: larazón.es

El abordaje multidisciplinar de las necesidades sociales, educativas y de salud de las personas con una enfermedad rara o con algún tipo de discapacidad es el objetivo principal del nuevo instituto de investigación creado por la Universidad CEU Cardenal Herrera.

El Instituto ODISEAS, de Observación de la Discapacidad y la Enfermedad para la Accesibilidad Social, reunirá a todos los investigadores de la CEU UCH que, desde sus respectivas disciplinas de investigación, puedan aportar sus conocimientos a la atención de necesidades concretas de personas, desde un enfoque aplicado y en un formato innovador de abordaje colaborativo desde diferentes disciplinas.

Al frente del nuevo Instituto ODISEAS de la CEU UCH estará el profesor Josep Solves Almela, investigador principal del Grupo GIDYC de Investigación en Discapacidad y Comunicación, que colabora estrechamente con entidades como FEDER, ha sido sede del Observatorio de Enfermedades Raras OBSER y ha elaborado el trabajo de campo y análisis del nuevo Estudio ENSERio sobre las Necesidades Sociosanitarias de las personas con enfermedades raras en España.

Con el Instituto ODISEAS, el profesor Josep Solves, quiere crear “un entorno colaborativo para aunar el trabajo de muchos profesores investigadores de la CEU UCH que ya se dedican a estas áreas desde sus respectivos ámbitos de conocimiento, respondiendo al compromiso de la institución con la discapacidad, desde un enfoque práctico, interdisciplinar, innovador e internacional”.

Se trata, destaca Solves, de poner al servicio de personas concretas, con una discapacidad o enfermedad concreta, a los investigadores, las instalaciones y los conocimientos y experiencia de la Universidad en distintos ámbitos, para buscar soluciones aplicadas.

“Trabajar por las personas y sus necesidades simultáneas en ámbitos de salud, sociales o educativos nos permitirá hacer realidad, desde ODISEAS, una interdisciplinariedad necesaria para las personas, pero que la investigación habitualmente parcela”. Para Solves, la CEU UCH tiene un gran potencial de crecimiento tanto desde esta multidisciplinariedad, como desde la internacionalización, para motivar a los investigadores y mejorar la opciones de financiación de sus proyectos en estas materias.

Fuente: infosalus.com

Una paciente invidente del Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) ha logrado percibir estímulos luminosos para localizar objetos y manejarse de forma más autónoma gracias a la implantación del primer chip de retina comercial del modelo 'IRIS II' en Europa, cuya intervención cumple en este mes de agosto un año.

Tras la implantación, llevada a cabo por el doctor Borja Corcóstegui, director de IMO e implicado en el estudio y desarrollo de la visión biónica desde hace más de dos décadas, la paciente inició un período de seis meses de rehabilitación visual en consulta y otros tantos de entrenamiento en casa. Este trabajo ha hecho posible que esta tecnología de visión artificial, que incluye un estimulador eléctrico en la retina con 150 electrodos, unas gafas con una minicámara bioinspirada y un procesador de mano, se integre en la vida cotidiana de la paciente, Rosario Juez.

Para ella, con ceguera por retinosis pigmentaria, el chip de retina es una nueva ayuda que ha venido para quedarse en su día a día, junto a su perro guía y al uso del bastón. Los "hilos de colores y brillantes" que capta, según los describe, le sirven para ponerse en alerta y le indican cuándo hay algo frente a ella, diferenciando formas y tamaños. 

Entre los principales cambios que ha notado, destaca "apreciar si hay un plato o un vaso encima de la mesa, distinguir si la televisión o las luces están encendidas o apagadas, evitar chocarse con las paredes o sortear obstáculos al salir a la calle".

Fuente: 3Dnatives.com

La impresión 3D es una herramienta que está ayudando a muchas personas con diferentes discapacidades, desde la mejora en su adaptación a la vida cotidiana, hasta el desarrollo de innovadoras prótesis. En esta corriente nació Feelobject, una startup francesa que desarrolló la solución Virtuoz, un plano impreso en 3D táctil e interactivo que ayuda a las personas con discapacidad visual a comprender mejor su entorno, ya sea en el hogar, en el trabajo, en el transporte, etc.

Esta semana para adentrarnos un poco más en el proyecto hablamos con uno de sus co-fundadores, Sylvain Huin, que nos cuenta de la solución creada y cómo las tecnologías 3D pueden ayudar a las personas que sufren una discapacidad hoy en día.

3DN: ¿Puedes presentarte y hablarnos de tu relación con la impresión 3D?

Mi nombre es Sylvain Huin, soy presidente y cofundador de Feelobject. En 2015 en Toulouse, Francia; creamos Feelobject con Céline Favy-Huiny Pascal Garrin. El equipo confió en su propio estudio de ingeniería para imaginar, diseñar, probar y fabricar los objetos del futuro a través de la impresión 3D profesional. Tenemos valores sólidos y estamos involucrados en diferentes acciones para promover la inclusión inteligente de las minorías. A finales de 2016, esto nos llevó a diseñar y comercializar objetos socialmente personalizables y de alta calidad hechos con tecnología de impresión 3D.

3DN: ¿Nos puedes hablar de vuestra solución Virtuoz?

Virtuoz es el primer plano táctil e interactivo que permite a las personas ciegas y con discapacidad visual moverse de forma independiente en los edificios. Representa un plano de planta de edificio elevado y simplificado. Respecto a esto, se agregan marcas en formas de símbolos a los elementos indispensables del edificio. A través del tacto, la persona gradualmente descubre el espacio y crea una imagen mental clara de su entorno. Al presionar los símbolos, obtiene información sonora que enriquece su comprensión del lugar. Permite el acceso a múltiples espacios gracias a un sistema de cambio de plano patentado.

Virtuoz reduce el estrés de los usuarios, les da confianza, autonomía y les permite explorar nuevos lugares. Nuestra solución ofrece la libertad a una persona ciega o con discapacidad visual para elegir su camino. Creemos que es hora de permitir que las personas con discapacidad visual tengan acceso independiente a todos los entornos, ya sea en su lugar de trabajo, administraciones, lugares culturales, sitios turísticos, transporte público, etc.