La degeneración macular asociada a la edad y el deterioro cognitivo muestran similitudes en cambios de lípidos neutros en células mononucleares de sangre periférica. 

 

Fuentes: Departamento de Cirugía, Eye Clinic, Universidad de Cagliari, Italia.

              Medicina Interna, Universidad de Cagliari, Italia.

 

Partiendo de un estudio previo que determina que los pacientes con déficit cognitivo presentan una acumulación de lípidos neutros en el citoplasma de las células mononucleares de sangre periférica (PBMC, por sus siglas en inglés), y teniendo en cuenta que no existe ninguna prueba epidemiológica que relacione la DMAE con el deterioro cognitivo, el objetivo principal del estudio es probar si los lípidos neutros  también se acumulan en las células mononucleares en sujetos con degeneración macular. 

 

Se ha indagado en el uso de estatinas en pacientes con DMAE y si dicho empleo está asociado con la acumulación de lípidos en las PBMC. Se ha realizado un estudio a 222 sujetos: 136 con DMAE (de los que 36 usan estatinas, 26,5%), 48 con déficit cognitivo (de los que 20 usan estatinas, 41,7%) y 38 sujetos sanos (de los que 4 usan estatinas, 10,1%). Las lesiones maculares fueron evaluadas con retinografías. Se obtuvieron datos sobre mini exámenes cognoscitivos (MMSE), demografías, factores de estilo de vida e historias médicas. Los resultados del MMSE se categorizaron como normales (24-30), y deterioro (<24), el contenido de lípidos fue evaluado mediante la tinción de oil red 0 (ORO), que ha mostrado que los lípidos neutros en general estaban ausentes o con una presencia muy baja (entre 0 y 2) en los sujetos sanos, mientras que la mayoría de PBMC con deterioro cognitivo o DMAE presentaban niveles entre 2 y 4.

Las pruebas Post-Hoc (Bonferroni) de análisis simple de la varianza  (one-way ANOVA) han revelado que los resultados de la prueba ORO fueron significativamente mayores en sujetos con deterioro cognitivo y DMAE frente a los sujetos sanos, y mayor en sujetos con deterioro cognitivo frente a sujetos con DMAE. La prueba de Bonferroni muestra también que los sujetos con DMAE tienen niveles menores de colesterol total en relación con los sujetos sanos, mientras que el colesterol de lipoproteína de alta densidad no alcanzaba unos datos significativos. Los resultados mostraron un aumento significativo de usuarios de estatina en pacientes con DMAE en comparación con sujetos sanos.

Al igual que cuando se analizó el deterioro cognitivo, el uso de estatina fue significativamente mayor en sujetos con deterioro cognitivo que en pacientes sanos. No existen diferencias considerables sobre el uso de estatinas en pacientes con DMAE o con deterioro cognitivo. Al establecer los parámetros de control, los resultados de ORO entre los grupos de DMAE  y deterioro cognitivo se situaba entre 2 y 4. Estos datos confirman la hipótesis de que estos dos grupos comparten patofisiologías y factores de riesgo, entre los que se incluyen la acumulación de lípidos neutros en PBMC, aunque ello no implica inexorablemente que una enfermedad cause la otra. Las pruebas muestran además que el uso de estatinas puede aumentar la aparición de DMAE.