Dependiendo de cada caso, tu especialista determinará las pruebas concretas que se necesitan. A continuación te describimos las pruebas de diagnóstico y seguimiento más habituales.

1. EXAMEN OFTALMOLÓGICOfaq-5

Historia médica:

Es un documento que recoge los datos clínicos que tengan relación con tu situación actual, datos de tus antecedentes personales y familiares, tus hábitos, y todo aquello vinculado con tu salud.

Agudeza visual:

Prueba rutinaria en cualquier examen ocular que se realiza para determinar las letras más pequeñas que una persona puede leer a una distancia determinada. Para realizar la evaluación, el médico te pedirá que leas en voz alta las letras que puedas ver en la tabla.

Refracción:

Prueba optométrica rutinaria que determina si una persona tiene una visión normal. En el caso de visión borrosa, este examen sirve para determinar el grado de deterioro de visión.

Biomicroscopía o examen con lámpara de hendidura:

Prueba que se utiliza para evaluar las estructuras que se encuentran en la parte frontal del ojo

Presión intraocular o tonometría:

Prueba que sirve para medir la presión intraocular. Se realiza principalmente para ayudar a detectar el glaucoma de manera temprana cuando generalmente se puede tratar.

Fondo de ojo:

Prueba que sirve para evaluar la parte posterior del globo ocular que incluye la retina, el disco óptico, la coroides y los vasos sanguíneos. El oftalmólogo observará tu retina mediante pruebas como evaluación con un oftalmoscopio, retinografía, tomografía de coherencia óptica o angiofluoresceíngrafia (si procede)

-         Evaluación con oftalmoscopio: El médico observará su retina, mientras proyecta una luz muy brillante sobre sus ojos, usando in instrumento similar a una linterna.

-         Retinografía: Es una prueba sencilla que permite obtener fotos en color de la retina. La única molestia que ocasiona es la necesidad de dilatar la pupila mediante gotas.

-         OCT (tomografía de coherencia óptica): Prueba que sirve para verificar la estructura de la retina. Es una técnica de imagen óptica de alta resolución y de no contacto que permite ver las estructuras retinianas y determinar si existe alguna anomalía en su estructura.

-         Angiofluoresceingrafía: Prueba que sirve para verificar el flujo de la sangre por la retina. Para la realización de la prueba se inyecta un tinte especial, llamado fluoresceína, dentro de la vena, y una cámara especial toma fotografías del ojo a medida que el tinte va pasando a través de los vasos sanguíneos en la parte posterior del ojo. Este examen se utiliza para determinar si existe circulación adecuada en los vasos sanguíneos de la retina, para diagnosticar problemas oculares o para determinar la efectividad del tratamiento.

Campimetría:

 

Prueba que sirve para realizar la medición del campo visual. Este examen revelará si tienes una pérdida de la visión periférica o central y le ayuda al médico a diagnosticar la causa.

Test de colores:

Prueba que sirve para verificar tu capacidad para distinguir entre diferentes colores. El médico te explicará el examen y te pedirá que identifiques una serie de símbolos. Este examen revelará si tienes algún problema en la visión de los colores.

 

2. EXAMEN ELECTROFISIOLÓGICO

Pruebas que sirven para medir la respuesta eléctrica de las células en la retina. Para realizar la prueba se colocan unos electrodos y se registra la respuesta de las células frente a distintos estímulos. Esta prueba se utiliza para el diagnóstico de enfermedades retinianas como distrofias de conos y bastones, retinosquisis, amaurosis congénita de Leber, glaucoma

 

3. PRUEBAS GENÉTICAS