Fuente: Ciberer.es

Mutaciones en el gen CERKL son una causa prevalente de dos distrofias hereditarias de retina, la retinitis pigmentosa y la distrofia de conos y bastones, pero el papel funcional de este gen en la retina todavía no se conoce plenamente. Investigadores de la U718 CIBERER que lidera Gemma Marfany en la Universitat de Barcelona (UB, IBUB) han generado un nuevo modelo de ratón, al que han inactivado el gen CERKL con las herramientas de edición CRISPR-Cas9. Este modelo, que reproduce muchos de los rasgos fenotípicos de los pacientes humanos, ayudará a realizar estudios funcionales de las vías moleculares alteradas en las distrofias hereditarias de retina y ensayar aproximaciones terapéuticas.

Este modelo de ratón CerklKD/KOdesarrolla degeneración de la retina, con un número decreciente de conos y una progresiva pérdida de fotorreceptores, como la que se produce en los pacientes humanos con mutaciones en el gen CERKL, incluido el relativamente tardío (en general, debuta en la segunda década de vida) pero con progresivo desarrollo de la enfermedad.

La obtención de este modelo ratón ha sido complicada ya que la deleción del locus Cerkl es letal en ratones en homocigosis. Los autores de este estudio han realizado edición genómica mediante CRISPR con una variante de Cas9 (nickase), que solo realiza el corte en una de las cadenas de ADN, con lo que se necesitan cuatro ARN guías para realizar la deleción y minimiza la probabilidad de cortes inespecíficos en otras secuencias del genoma. Este nuevo modelo de ratón doble heterocigoto tiene menos de un 10% de expresión residual de Cerkl. Las alteraciones fenotípicas de la retina en este nuevo modelo han sido caracterizadas a nivel electrofisiológico y morfológico.

En este estudio, además de la UB y el CIBERER, han participado también investigadores del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO) y la Universidad de Alcalá.

Sobre la retinitis pigmentosa

Casi 100 genes causan retinitis pigmentosa, una enfermedad rara ocular de origen mendeliano que afecta a una de cada 4000 personas en el mundo. Esta enfermedad pertenece al diverso grupo de las distrofias hereditarias de retina, es clínica y genéticamente heterogénea, y está caracterizada por la degeneración de los fotorreceptores, con alteraciones de los bastones en sus primeras etapas seguidas de la muerte de los conos en estadios posteriores de la enfermedad. En cambio, en la distrofia de conos y bastones (que afecta a una de cada 30 000 personas), las primeras células fotorreceptoras afectadas son los conos, seguidos por los bastones.