Se  aprueban dos nuevas becas para la investigación de la  Retinosis Pigmentaria (RP)

En la reunión de febrero los Miembros del Consejo de Administración de RP de la Lucha contra la Ceguera del Reino Unido aprobaron dos nuevas becas por un total de más de 165.000 libras (unos 200.000 euros). Las becas son para las profesoras Alison Hardcastle y Clare Futter, ambas del UCL Institute of Ophtalmology de Londres.

La profesora Futter tiene una beca de dos años para completar un nuevo proyecto: Mecanismos de la degeneración de fotorreceptores en la coroideremia.

La coroideremia es un tipo de RP que afecta generalmente a los varones y se calcula que haya más de 100.000 personas en todo el mundo con esta enfermedad. Normalmente se diagnostica durante la infancia y la ceguera aparece en hombres en su década de los cuarenta. Futter escribió: «Hemos creado varios modelos de coroideremia en ratones… la muerte celular puede ocurrir por un número de mecanismos diversos y en este proyecto nuestro objetivo es identificar el mecanismo de la muerte celular de nuestros modelos. El estudio hará que entendamos mejor cómo mueren los fotorreceptores en la coroideremia y en también en otros tipos de RP. Lo más importante de este estudio es que también identifica los puntos de actuación de estas enfermedades al apuntar directamente hacia los mecanismos de muerte celular subyacentes».

A la profesora Hardcastle  se le han otorgado fondos durante un año para su proyecto «Localización de un nuevo gen para la RP ligada al cromosoma X».  Aunque es una beca con una duración inferior a la habitual, si se identifica el gen habrá posibilidades de trabajar más en él centrándose en cómo causa retinosis pigmentaria cuando es defectuoso. En su solicitud para conseguir los fondos la profesora Hardcastle argumentó: «Hemos utilizado las técnicas más avanzadas para conseguir los datos preliminares para localizar con exactitud un gen candidato. Tenemos muchas ganas de encontrar la mutación en las familias ligadas al cromosoma X y en los muchos pacientes varones que acuden a la clínica Moorfields. Esto proporcionará un diagnóstico molecular a una parte de estos pacientes.

También planeamos hacer un trabajo funcional exhaustivo con el nuevo gen y con su proteína y crear un modelo en ratones para el desarrollo de futuras estrategias terapéuticas».

Deseamos que ambas investigadoras tengan éxito y esperamos con impaciencia los resultados de su trabajo en los próximos dos años.

INVESTIGACIÓN

www.rpfightingblindness.org.uk